Cuando el objetivo es no ser

Recientemente durante una cena, Roberto Passini, profesor de arquitectura del Centro Roberto Garza Sada de la Universidad de Monterrey, me habló de un proyecto y sin ver una sola imagen de él, me fascinó por el concepto del mismo.
El proyecto es el parque Matisse en Lille, Francia y quien lo diseñó se llama Gilles Clement, un jardinero, arquitecto paisajista, botánico, entomólogo y escritor francés que explora la relación de la ciudad con lo vegetal y lo animal, de lo artificial y de lo vivo, analizando los beneficios que la naturaleza produce en la ciudadanía, como un ecosistema diseñado. Gilles es favorable al mestizaje de especies y autor del concepto de Jardín en Movimiento.

Cuándo pensamos en un parque urbano, seguro que nos viene a la cabeza algún lugar por el que hemos paseado o hemos visto en alguna película. Este proyecto nunca vendrá a tu cabeza, amigo/a que estás leyendo esto, porque es inaccesible, no puedes visitarlo,uno no puede caminar por él. El proyecto es una gran extensión verde, de unos 2,500 m2 en una zona urbana, rodeada de ciudad, que está elevada unos 7 metros, de tal manera que nadie puede acceder.

Las plantas y seres vivos crecen arriba, se reproducen y mueren sin la intervención del ser humano que habita alrededor de esta isla verde alejada de los pies y manos de los ciudadanos. De esta manera la naturaleza se desarrolla sin los perjuicios de la intervención del ser humano, contaminante que interfiere en procesos naturales, como por ejemplo la polinización de las flores.
Me comentaba el arquitecto Passini que existe una escalera pequeña por la que una persona sube al parque sólo cada 6 meses, para comprobaciones de mantenimiento. No sé qué tipo de mantenimiento se necesita en un lugar que no requiere de mantenimiento, pero supongo que será algo minúsculo, y me imagino con mucha curiosidad a esta persona, destapando una escotilla, como la de un submarino, y mirando alrededor viendo la naturaleza desarrollar su curso, como un observador privilegiado. Arriba lo salvaje se desarrolla al margen de lo de abajo, que precisa de esta prohibición para tener los beneficios de esta convivencia.

Me parece una acción realmente poética.