El poder de la arquitectura vuelve a despertar

Hoy me parece especialmente relevante hablar de este proyecto. Para los que lo conozcáis, sabéis que Exodus or the voluntary prisoners of architecture, Proyecto de Graduación de Rem Koolhaas en 1972, nos hace pensar en el poder que tiene la arquitectura creando nuevos límites, nuevas fronteras a lo largo del territorio. Fronteras que prometen enclaves de libertad e intensidades vitales. Lugares donde miles de personas desean entrar, haciendo colas interminables y abandonando sus ciudades y pueblos de origen, provocando éxodos dramáticos. Posteriormente esos lugares ideales no son tal.

Éxodus se rige por valores tan distantes a los conocidos, al menos en Europa, que dificilmente parece que uno pudiera adaptarse a ellos. Koolhaas describe la vida dentro de este nuevo enclave de libertad como un continuo estado de frenesí, un lugar creado a través de división, aislamiento, desigualdad, agresión, destrucción, es decir todos los aspectos negativos que creaba en su momento el Muro de Berlín, y que se convierten en los nuevos ingredientes de un nuevo fenómeno arquitectónico.

Y me parece especialmente relevante hablar de este proyecto hoy, cuando nuevos muros se alzan en Europa.

El verdadero poder de la arquitectura vuelve a despertar. Creo que se había subestimado en los últimos 10 años, desde que la arquitectura dejó de utilizarse con el objetivo de ser icónica. Ahora el muro, un elemento arquitectónico fundamental, nos recuerda la enorme responsabilidad de nuestra profesión. Si el 2 de mayo de 1989, los soldados encargados de la vigilancia de los puestos fronterizos entre Hungría y Austria recibían la orden de demoler la alambrada que separaba una Europa modernizada del bloque soviético, 26 años después, el 13 de julio de 2015, otros soldados comienzan la construcción de un nuevo límite metálico de 175 km de largo y 4 m de alto en pleno centro del viejo continente.

Sentado con Rem Koolhaas en su despacho en Rotterdam en Noviembre del 2011, a propósito de esta cuestión, le pregunté: ¿Crees que hoy en día Europa está redefiniendo su enclave de libertad por expansión o por contracción?, a lo que tras unos segundos en silencio, me dijo, “lo siento pero me pone muy triste contestar esta cuestión”

Extraigo a continuación un fragmento de la entrevista a Rem Koolhaas:

CGG:

¿Existe alguna connotación política en Exodus?

RK:

Por supuesto. Exodus habla sobre el poder, algo importante en aquel momento que yo inyecté en la escuela. La Architectural Association pretendía hacer ver que el poder simplemente estaba ausente o que se había superado de algún modo y Exodus recuerda que el poder es todavía algo importante. Algunas fotografías las tomé de alguna publicación sobre Vietnam y te puedo decir que incluso con la guerra terminada, en aquel año, que uno pudiera trabajar con este material, era muy extraño. Yo utilicé como material de proyecto el contexto político del momento. ¿Tienes aquí las imágenes?

(Saco las imágenes de Exodus sobre la mesa)

RK:

Aquí hay fotos de una prisión de los Estados Unidos y otras de una organización del Vietcong (Frente Nacional de Liberación de Vietnam). Así que juntas forman un cóctel de una situación política. Ese es el gesto político, el poder está por todas partes.

Si la deseas consultar entera click aquí.

Notas:

Carlos García González abre el curso de Proyectos Arquitectónicos 2015-2016 en la Unidad Docente de Federico Soriano, participando en el 7º Seminario Internacional de Diseño, con una ponencia sobre su tesis doctoral “Atlas de Exodus”, titulada “Rem Koolhaas, un estudiante de arquitectura en Londres”. Durante la ponencia, se analizarán los factores que llevan a Koolhaas a realizar un proyecto tan particular como es su Proyecto de Graduación, “Exodus or the Voluntary Prisoners of Architecture”, así como el papel que el contexto académico y el conjunto de docentes del mismo, desempeñan para constituirse como plataformas de lanzamiento de proyectos con capacidad crítica.