Cátedra de Arte Sacro 2019

Hemos celebrado 21 años de Cátedra de Arte Sacro dentro del ámbito académico de la Universidad de Monterrey y quiero enviar un reconocimiento al equipo del Centro Roberto Garza Sada por la coordinación y organización de estas jornadas y la exposición que les invitamos a contemplar. Sumamos una edición más para enriquecer y dignificar la espiritualidad, esta vez a través de una mirada al Arte Sacro a través de la forma, el símbolo y el color de la indumentaria Litúrgica.

Agradezco especialmente a la Sra. Florencia Infante su dedicación y atención durante todo este tiempo, donde hemos construido un espacio de introspección para reafirmar nuestra fe en el ámbito académico.

Es un honor que esta edición de cátedra cuente con la  participación de Marzia Cataldi y con motivo de su participación quiero invitar a la reflexión sobre como el esplendor en la indumentaria clerical, tiene la intención de expresar a partir de su belleza lo divino y lo trascendental. En cada diseño u objeto expuestos en esta edición se puede observar una gran creatividad  pero además también un desarrollo técnico, ejecutado por y para el servicio de Dios, en la mayoría de las ocasiones por autores anónimos.

La mayor parte del legado cultural del patrimonio artístico de México se nutre en su raíz más profunda del pensamiento y del sentimiento religioso. El arte durante los tres siglos virreinales es predominantemente religioso, siendo la religión el principio unificador de la cultura novohispana. Es en el siglo XIX, ya en el México independiente y post revolucionario hacia el siglo XX,  donde se experimenta una apertura a la expresión religiosa individual por parte de los artistas mexicanos, y por parte de la propia Iglesia a las modalidades estilísticas de nuestro tiempo.

Esta es una de las razones por la que encuentro enormemente valioso reflexionar en esta Cátedra sobre la importancia de estudiar la historia del arte, el diseño y su contexto. Es clave  para ustedes, estudiantes, pensar  y crear conexiones tanto en el plano individual como en el colectivo. Aprovechen la oportunidad de abrir en su camino nuevas posibilidades de trabajo y reflexión y de tomen conciencia de su definición personal en relación al contexto histórico que los antecede.

El arte tiene la posibilidad de elevar la consciencia del momento colectivo presente y producir expresiones aún en los límites de lo expresable. No cabe duda que uno de  los roles de los creadores es expresar sus experiencias en un acto continuo de autodefinición.

Para mi esta cátedra se convierte en un intercambio dinámico, y esto puede ocurrir cuando existe una mezcla heterogénea de estudiantes, una combinación que permita la articulación de formas inesperadas y diversas  de conocimiento.